Zara y no Zorba

 

 

Amancio Ortega tan solo era un niño cuando decidió entrar en el mundo textil. Siempre había pertenecido a una humilde familia y tenía verdaderas ganas de triunfar en la vida y poder aportar algo a sus más queridos y al mundo.

 

Comenzó montando una pequeña empresa de batas con su hermano. Era la prenda más utilizada en esa época. Triunfaron contando con una plantilla de 500 trabajadores. Más adelante, cuando pudieron financiar un proyecto más atrevido surgió Zara, cuyo nombre en un principio sería Zorba, ahora inimaginable.

 

Amancio Ortega 300x294 Zara y no Zorba

Zara ofrece cinco servicios esenciales que la convierten en lo que es hoy en día. Lo primero es la creación de prendas a estilo y gusto del consumidor; lo segundo es la renovación constante de los productos, establece una rotación que invita al consumidor a meterse en ese círculo; en tercer lugar existe una buena relación calidad-precio; en cuarto puesto retrocedemos en el tiempo a mediados del siglo XX. El comercio textil en esta época funcionaba a largo plazo, las colecciones se diseñaban por lo menos con un año de antelación y llegaban productos nuevos a las tiendas como máximo dos veces por temporada.

 

Este método en Zara nunca existió y fue otro de sus puntos a favor. El fundador de Inditex se organizó de tal manera que las prendas pudieran estar en el momento y lugar preciso; el último servicio que ofrece Inditex en general, es la localización de sus puntos de venta en las diferentes ciudades que está establecido.

 

Podríamos añadir un sexto servicio que surge más adelante inaugurado en 2010 y es la venta online. Incluso crearon su tienda online años después que sus mayores rivales, GAP y H&M. Aun así supone un 5% de su facturación total y en 2012 aumentaron sus ventas un 16%, según datos aportados por el propio Pablo Isla, consejero delegado.

 

En la época en que Zara, GAP (1997), H&M(2006) y otras firmas lanzaban comercios en internet, se les consideraba “atrevidos”. Hoy en día es una parte esencial para avanzar a pasos agigantados. En un principio existían más factores en contra de las novedosas tiendas virtuales, como por ejemplo el envío y devolución, no poder probarse la ropa o la confusión con las tallas. Ahora todo eso es “moco de pavo”, la cuestión es hacerse hueco en el gran mundo de internet.

 

Zara Clothing 685x250 Zara y no Zorba

Por si fuera poco, algunas marcas pertenecientes al grupo Inditex, como Pull&Bear están llevando a cabo una fusión entre online y offline. Por el momento solo se está probando en  una tienda de La Coruña. Consiste en la instalación de cámaras y acceso a internet en las tiendas físicas para que los clientes al probarse la ropa, puedan hacerse una fotografía y subir estas imágenes a las redes sociales. De esta manera poder contar con diferentes opiniones estéticas, ampliando así su difusión.