Tiendas online ¿depender de un proveedor?

ejemplo tienda online 3 300x199 Tiendas online ¿depender de un proveedor?¿Cómo subo un producto a mi tienda online? ¿Puedo actualizar la tienda siempre que quiera? ¿Cuánto tengo que pagar por cada nuevo producto que suba? ¿Cuánto me costará el mantenimiento de mi tienda online? Estas son preguntas típicas antes de contratar una empresa para hacer una tienda online, pero ¿hasta qué punto queremos depender de nuestro proveedor?

 

Estando en el mundo del ecommerce, nos damos cuenta que muchos usuarios no saben lo que realmente necesitan para su tienda online. Piensan en algo muy personalizado, pero a la vez, quieren que se lo gestione todo una empresa, pero, por otro lado, quieren tener autonomía sobre sus productos y actualizarlos siempre que ellos quieran. La clave está en alcanzar el equilibrio.

Para empezar, hay que diferenciar el papel de un proveedor de una web corporativa y el de una tienda online:

 

Una web corporativa, es concebida como una carta de presentación de la empresa. Debe estar pensada para que el cliente conozca la empresa, las novedades, los servicios que prestan, las tarifas que tienen, dar la opción de contactar con la empresa, etc. Es algo que si quisiéramos podría estar “estática”, es decir, en unos cuantos meses no haría falta cambiar cosas a no ser que existiera algún cambio significativo en la empresa como un cambio de nombre, de dirección, creación de nuevos servicios o datos de vital importancia para que el cliente este adecuadamente informado sobre la empresa. Por este motivo, la empresa que nos elabora la web corporativa se puede encargar de cambiar el contenido y de gestionar todo lo relacionado con nuestra web, por lo que no importa si dependemos plenamente del proveedor web.

 

Pero en una tienda online, esto cambia. Una tienda online debería actualizarse como mínimo una vez al día. Si pretendemos que nuestro proveedor nos actualice diariamente la tienda online, esto nos va a suponer una alto coste al que pocos negocios pueden hacer frente y además perderíamos el control de nuestros contenidos. Por lo tanto, en la tienda online al igual que en la web corporativa se necesita depender de un proveedor ya que este va a ser el que te proporcione el soporte tecnológico. Pero no hay que olvidar una cosa importante, el que sabe vender, eres tú.

 

A pesar de las diferencias entre el mundo online y el offline, tú eres el que conoce tu negocio y el que sabe cómo son tus clientes. No dudes que tu conocimiento y tu experiencia pueda añadir valor también a tu tienda online. Por ello, piénsalo antes de dejar todo en manos de tu proveedor y no involucrarte en tu negocio online, en donde podrás mejorar, publicando contenido de elaboración propia, variando las imágenes de tus productos, con noticias sobre eventos, fotografías de tus productos e interactuando desde tu tienda con tus clientes. Aquí se aplicaría la idea “si quieres que algo este bien hecho, hazlo tú mismo”.

 

Porque nadie conoce mejor los productos que hay en tu tienda, lo que necesitas reponer, lo que quieres destacar en la tienda, lo que más vendes. Administrando tu tienda online, podrás tener un contacto más directo con tus clientes, más cálido y por tanto, lograr humanizar tu tienda online.