La importancia del contenido: Tutoriales

Si tienes un blog o piensas en crear uno, sabrás que lo principal y más importante es lo que escribes en él. Como suelen decir en el mundo online, “el contenido es el rey”. Que el diseño de nuestro blog sea mejor o peor, más bonito o menos bonito será un punto a tener en cuenta, pero sin lugar a dudas, si lo que escribimos es bueno, interesante, o de utilidad,  los lectores acabarán acudiendo.

A la hora de escribir en nuestro blog podremos plantearnos muchas cuestiones. ¿Sobre qué escribo? ¿Cada cuánto escribo? ¿Cuándo lo publico?…

29 La importancia del contenido: Tutoriales

¿Sobre qué escribo?

Tenemos muchas opciones en este punto. Podremos crear contenido sobre temas generales, actualidad, o dedicarnos a temas relacionados con nuestra actividad (en el caso de que seamos un negocio).

Nuestra recomendación a nuestras tiendas es que se especialicen en contenido relativo a su campo, que sean verdaderos expertos de su materia y que atraigan al público interesado en esos temas, qué a su vez, será su público objetivo.

Una vez que tengamos claro sobre qué tipo de contenido escribiremos, debemos buscar fuentes de información (propias o externas, y mencionarlas), para que nuestro contenido goce de la calidad necesaria para atraer visitantes.

Un recurso muy interesante son los tutoriales, sobre todo para negocios en los que sus productos tengan una forma determinada de uso, cierta complejidad, o varias formas para utilizarlos (recetas de comida, maquillaje…). Sin ir más lejos, en Tiendalista tenemos varios post sobre tutoriales, ya sean de marketing online, utilización de la herramienta, u otros consejos sobre ecommerce.

Gracias a ellos podemos redactar infinidad de publicaciones con contenido relevante que atraiga tráfico a nuestro blog, dando notoriedad a nuestra marca y creando una imagen digital de negocio.

¿Cada cuánto escribo? ¿Cuándo lo publico?

Lo principal es sentirnos cómodos, estar inspirados, tener ganas de escribir y realizar una buena búsqueda de información. Sin ello nuestras publicaciones carecerán de la fuerza y documentación necesaria para conseguir un contenido de calidad, que interese a nuestros seguidores. Una cantidad de publicaciones razonables podría ser entre 1-4 post a la semana.

Puede ser interesante publicar siempre los mismos días (o al menos cumplirlo casi regularmente), por ejemplo todos los martes y jueves, acostumbrando al lector a esperar nuestros post unos días determinados. Si por el contrario, lanzamos nuestras publicaciones en días completamente aleatorios, perderemos esa posible oportunidad, y perdiendo posiblemente, algunos lectores ya que no acudirán con una regularidad a nuestro blog, sino de vez en cuando.

Es bastante útil establecer un calendario en el que programar los posibles temas y publicaciones, a modo de borrador, y que nos sirvan como guía a la hora de desarrollar post.

Esperamos ser de ayuda e inspiración para que os lancéis a crear vuestro propio blog, atrayendo tráfico a vuestra web y mejorando la imagen de marca.