Coronel Tapiocca, la odisea del viaje llega a buen puerto

 

Nueva tienda online, su confidente: Tiendalista.

 

DSC 03531 Coronel Tapiocca, la odisea del viaje llega a buen puerto

Nerea Echeverria, directora general de la empresa, cuenta la leyenda  de cómo surgió Coronel Tapiocca. En el año 1989 brotó la idea de un aventurero que quiso aglutinar en una sola tienda todo lo necesario para ir de “aventura”. Hoy en día es una tienda de hombre y mujer para personas con espíritu aventurero, ganas de viajar y que les gusta estar cómodos día a día.

Ofrecen productos de calidad a un precio accesible. Nerea ratifica que su línea de ropa técnica y packing son instrumentos básicos a la hora de viajar. Van dirigidos a un público de 30 a 45 años, aunque realmente no se orientan por la edad sino que ofrecen una experiencia  e interés por descubrir cosas nuevas.

 

 

Crear una tienda online con la ayuda de Tiendalista ha sido el siguiente paso que ha dado la marca. “Ya teníamos página online pero había que reinventarse” afirma Nerea.  Que una tienda como Coronel Tapiocca no tenga página web es impensable, por eso, desde que se comenzó con la nueva gestión siempre se pensó en que los clientes pudieran ser atendidos desde sus casas.

 

 

 

 

Reconoce que “hay que adaptarse a los nuevos modelos de negocio”, además de poder tener una tienda 24 horas al día 7 días a la semana y una clara y directa comunicación con el cliente, los comercios online facilitan un descubrimiento internacional a gran escala. En el caso de Coronel Tapioca destapan la admirable aceptación de clientes a nivel nacional e internacional sin publicidad alguna.

 

“Sin lugar a dudas el comercio electrónico es un tren que no se puede dejar pasar. Actualmente, a través de nuestra tienda online vendemos en muchos países de Europa y Latinoamerica sin necesidad de una expansión física”, nos comenta Nerea. Estiman que de aquí a final de año las ventas online supongan un 20% del comercio total, “al ritmo que vamos quizá lo superemos” asegura.

 

Una anécdota que deslumbró a Nerea y se atrevió a contarnos fue el caso de un cliente japonés. El envío de su producto era más costoso que el propio artículo, y aun así lo adquirió. “Nos sorprende la cantidad de compras que tenemos fuera de España, cosa que nuestra tienda online nos ha ayudado muchísimo”.